Ana Mazoy: ¿Docencia, pintura o ambas?

Pintura y docencia. Estas son las dos pasiones de Ana Mazoy (Lugo, 1954). Es licenciada en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid y, actualmente ejerce como docente en la facultad de Formación del profesorado en la Universidad Autónoma de la misma ciudad. Hasta el día de hoy ha publicado obras como Repertorio no clasificado de pensamientos que dejan huella (Colección Detextos. Ed. Información y Producciones. Colmenar Viejo, Madrid, 1997).

Ana Mazoy es la protagonista esta semana en nuestro blog.


¿Cuál es tu primer recuerdo relacionado con la pintura?

Lo primero que me viene a la memoria es un día en la playa de San Ciprián (Lugo). Mi madre pintaba y yo también quería. Me dio un pincel, me dejó compartir su paleta y, como soporte, busqué una piedra, un “canto rodado” sobre el que plasmé un paisaje marino. Debía tener unos siete años.

A lo largo de tu infancia, ¿recibiste formación artística?

Sí, años más tarde me matriculan en los cursos de “dibujo de mancha” en el Círculo de Bellas Artes impartidos por Blas Lourés y, en la recién creada E.A.A.O.A. de Lugo, siendo el siguiente paso emigrar a Madrid para estudiar en la facultad de Bellas Artes.

¿Actualmente a que te dedicas?

Desde principios de los 90 soy profesora titular en la Universidad autónoma de Madrid, concilio docencia e investigación con mi actividad como artista multidisciplinar (pintora, escultora y artista visual

¿Qué materiales prefieres trabajar?

Me gusta aprender y experimentar con materiales tradicionales, pero elijo principalmente por su significado. Es el caso de los cantos rodados, el papel japonés (en esta cultura cuando muere alguien quema un trocito pequeño, simbolizan nuestras velas)… Me gusta dejar una huella que suele ser el retrato de alguien, en muchos casos imperceptible. Suele ser el rostro porque en él está la cabeza, el cerebro que es como un laberinto, una huella de identidad.

¿Por qué docencia y pintura?

La profesión de artista, es un privilegio que se lleva dentro y ser fiel no es tarea fácil. Como docente te obligas a estar al día y, si consigues compaginar arte y docencia, puedes expresar aquello que deseas sin necesidad de ceñirte a gustos o intereses comerciales.

 

Para seguir conociendo a Ana Mazoy os incluimos algunas de sus obras. No se pueden llegar a apreciar en su totalidad ya que tienen un gran tamaño y, además incluyen detalles pequeños.

Por Rita Casdelo

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Entrevista, Pintura, Rita Casdelo y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s